“La gitanilla” Miguel de Cervantes. (Reseña)

“Gitanica, que de hermosa

te pueden dar parabienes

por lo que de piedra tienes,

te llama el mundo Preciosa.”


Título: La gitanilla.

Autor: Miguel de Cervantes.

Genéro: Novela.

Fecha de publicación: 1613.

Lenguaje: Castellano.

Puntuación: 4/5 ⭐

Sinopsis.

Con La Gitanilla se abría el volumen de doce novelas breves titulado Novelas Ejemplares de nuestro celebrado autor Miguel de Cervantes (1547-1616).

La gitanilla es una auténtica joya literaria: con el fondo de la vida de los gitanos, Cervantes compone un relato itinerante, con rasgos de la picaresca y lleno de acción, en el que sobresale Preciosa, su protagonista, criatura espléndida, llena de vitalidad, gracia e inteligente desparpajo.

La Gitanilla conjuga el mundo de la nobleza con el de los gitanos a través de la apasionante historia protagonizada por Preciosa, una gitana cuya gracia y belleza provocarán que un joven noble se enamore de ella, hasta el punto de renunciar a todo por amor. Un amor que no entiende de clases sociales o de convenciones.

Poco a poco la trama revela que todo lo que se dice sobre la ‘gitanilla’ es infundado y aparece una espiral de enredos y confusiones desplegadas en una trama cerrada y mordaz. La gitanilla es también un retrato de las diferencias étnicas de la época cervantina.


¿Qué me llevo a leer está historia?

Es fácil, simplemente el gran interés de la cultura gitana, me parece que es una cultura de la cuál no se suele hablar mucho o no se conoce del todo. Y Cervantes se centra mucho en la cultura, en como son vistos los gitanos y gitanas por las otras personas, como son realmente, como piensan y como viven.

La gitanilla tiene alrededor de quince años, es muy inteligente, encantadora y realmente hermosa de ahí su nombre, Preciosa, y crece junto a una vieja gitana, su abuela. La historia se desarrolla en España.

Cita:

“Salió la tal Preciosa la más única bailadora que se hallaba en todo el gitanismo y la más hermosa…”

La historia es entretenida, el joven que se enamora de Preciosa deja su vida de rico para convertirse en gitano, todo por convencerla de que sea su esposa; porque ella no acepta enseguida,( y esto me gustó de ella, tú muy bien Preciosa 😉)

Preciosa le da un tiempo de dos años para ver como se adaptan uno al otro, y si después de ese tiempo los dos se quieren casar pues lo harán, pero antes nada de nada, (lista ella eh..) él acepta gustoso y a partir de ahí la historia va tomando su rumbo.

Cita:

“Estos señores bien pueden entregarte mi cuerpo pero no mi alma, que es libre y nació libre y ha de ser libre en tanto que yo quisiere. “

También nos empaparemos de la cultura gitana ¡claro! Y no todo es color de rosa. Hacia el final de la historia se descubre cierto secreto que tenía la abuela 😱

¡La vida al aire libre en la que viven a mí me encantó!

Cita:

“Los montes nos ofrecen leña de balde; los árboles, frutas; las viñas, uvas; las huertas, hortaliza; las fuentes, agua; los ríos, peces y los vedados, caza; sombra, las peñas; aire fresco, las quiebras; y casas, las cuevas. “

Es en realidad es una novela muy corta, eso sí, el lenguaje no es tan fácil ya que estamos hablando del castellano antiguo. Si se está acostumbrado a él puede no parecerte difícil pero si no, solo es cuestión de que le agarres el hilo.


Por último, ¿Recuerdan a está otra gitana, Esmeralda de Nuestra señora de Paris del autor Victor Hugo, con su cabrita y su pandero?

Pues…

Resulta que Victor Hugo se inspiró en Preciosa de Cervantes para crear a Esmeralda. Victor Hugo era seguidor de Cervantes, así que, sí, ella fue su inspiración. Esmeralda era morena, en cambio Preciosa era todo lo contrario, eso sí, a las dos se les daba muy bien el canto y el baile como buenas gitanas que eran.

Por lo que leí de Preciosa me la imagino así..

Las dos me gustan mucho y Esmeralda siempre ha sido uno de mis personajes favoritos dentro de la literatura, pero ahora que conocí a Preciosa… Pues nada, que ya tengo a dos gitanas favoritas de la vida. 😊

Espero que se den la oportunidad de conocer está historia y a Esmeralda también si no la conocen.


Miguel de Cervantes.

Novelista, poeta y dramaturgo español. Se cree que nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares y murió el 22 de abril de 1616 en Madrid, pero fue enterrado el 23 de abril y popularmente se conoce esta fecha como la de su muerte. Es considerado la máxima figura de la literatura española. Es universalmente conocido, sobre todo por haber escrito “Don Quijote de la Mancha”.

Anuncios

Recomendando club’s de lectura…

Hoy quiero hablarles de dos club’s de lectura en los que participo actualmente; he intentado en otros pero estos son sin duda mis favoritos.

Primero que nada les comento que no tenía con quién compartir y comentar mis lecturas 😢 hasta que los descubrí y decidí participar en ellos. 😊

Bueno, iniciamos.


¿Alguna vez se han detenido a mirar en sus estanterías cuantas autoras han leído o conocen?

Muchos conoceremos ya, a las hermanas Brontë, Jane Austen, Virginia Woolf, Mary W. Shelley, Anne Rice, Simone de Beauvoir; eso por mencionar a algunas de las más conocidas.

Pero ¿Cuantas conocemos realmente? ¿Leemos más autores? ¿Cuantas de ellas puedes mencionar y cuantos de ellos? Probablemente podamos mencionar a más hombres que a mujeres y esto se debe a la invisibilización que han tenido ellas.

Y por eso nace este club de lectura.

Grupo de habla hispana, inspirado en el grupo original creado por Emma Watson, en el que leeremos libros escritos por mujeres de todos los géneros (fantasía, ciencia ficción, memorias, ilustrados, poesía, etc.) y algunos libros de índole feminista.

Autoras del grupo:
María Zanahoria
Libros de María Antonieta
Eliana Villaescusa

Mary Wollstonecraft (1759-1797) fue una filósofa y escritora inglesa. Está considerada una de las precursoras de la filosofía feminista. Casada con William Godwin, tuvo una hija que sería mundialmente conocida; Mary Shelley, creadora de Frankenstein.

Cada mes se vota por un libro de las seis opciónes que hay, cada una de las creadoras del grupo recomienda dos libros. Como ven hay variedad. Dejan la votación unos días y entre todos votamos por nuestro favorito. Unos pocos días antes de terminar el mes, conocemos al ganador. Algunas veces se comparte el libro en electrónico (epub) para quién no pueda conseguirlo. Y no es obligatorio leer la lectura del mes si no te apetece.

Ahora que conocemos más del club les plático donde podemos encontrarlo.

  • Goodreads ( plataforma para lectores, donde puedes llevar una lista de tus libros leídos, ponerte retos de lectura, conocer la puntuación de tus libros preferidos según la calificación que los lectores y lectoras dan, conocer el punto de vista de otras personas, dar tu opinión y calificación de los libros que vas leyendo, etc.) Aquí es donde se hacen las votaciones del libro que se va a leer ese mes. Hay hilos donde puedes comentar con y sin spoilers, poner tus frases favoritas, y hablar de la autora.
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Para los amantes de los libros clásicos también tengo una recomendación.

El club Pickwick es un club de lectura creado por Jane, Mrs Danvers y Magrat Ajostiernos que empezó en Abril del 2014.

Solo se leen clásicos publicados hasta 1950.

Dicen las creadoras del club:

“Sobre el nombre del club, quizás os suene por Charles Dickens, pero nosotras lo hemos seleccionado pensando en Mujercitas (si habéis leído este clásico recordaréis que era el nombre del club que tenían las hermanas March).”

Como pueden ver en la fotografía, son dos meses para un libro. El primer mes se lee y se comenta sin spoilers. El segundo mes se comenta con spoiler y se elige el siguiente libro. En este club solo se elige entre dos opciones de lectura. Tampoco es obligación leer todos los libros que son elegidos si no quieres.

Lo podemos en contrar en:


Como ya dije, estos dos club’s son en los que participo y he conocido libros que nisiquiera había escuchado y terminan gustandomé mucho.

Y si algún libro no me llama la atención pues simplemente no lo leo y espero a la siguiente elección. El chiste es leer por placer y no por obligación.

¡Buen día!

“Hasta las cenizas” Caitlin Doughty (reseña)

Nota de la autora:

En este libro explico mis seis años de experiencia en la industria funeraria de Estados Unidos. Si os horroriza la idea de leer descripciones realistas de muerte y de cadáveres, os habéis equivocado de libro.


Libro: Hasta las cenizas.

Autora: Caitlin Doughty

Fecha de publicación: 2016

N° de páginas: 288.

Puntuación: 4/5 ⭐

Click en la fotografía para ver puntuación general en goodreads.

Sinopsis.
La mayoría de la gente prefiere no pensar en la muerte, pero Caitlin Doughty, por entonces una veinteañera licenciada en Historia medieval y cierta afición por lo macabro, comenzó a trabajar en una funeraria y convirtió así lo que era una curiosidad morbosa en su profesión.
Hasta las cenizas va desvelando los entresijos de un oficio muy peculiar. Y responde a preguntas que ni siquiera te habías planteado: ¿Un cadáver puede contagiarnos una enfermedad? ¿Cuántos cadáveres caben en una furgoneta? ¿Qué aspecto tiene una calavera en llamas? Con un estilo desenvuelto y una ironía en ocasiones desternillante, Caitlin convierte un tema tabú como la muerte en algo tan accesible como absorbente.


Tal vez ya tengan una idea de lo que va este libro por la sinopsis y eso.

Es verdad que la autora nos comparte este lado morboso por lo que supongo este libro puede llamar la atención ( porque sí, yo lo leí por esto) este tema de tener la descripción de como se ven los cuerpos en estado de descomposición y de más.

Cita:

“Le habían despegado la piel del rostro desde la coronilla hasta la barbilla y se la habían enrollado abajo como si fuera una persiana, dejando a la vista los músculos y los vasos sanguíneos.”

No se limitó en las descripciones, a veces asquerosas. Tiene un humor negro y sí, me sacaba una que otra risa.

Conoceremos un poco más sobre está industria, las funerarias, la muerte, el embalsamamiento y todo lo que rodea este tema.

Pero lo que realmente pretende la autora con este libro, es sobre todo, que este tema dejé de ser un tabú. Nos invita a hablar más abiertamente de él, sin miedo ya qué es algo por lo que todos y cada uno de nosotros va a pasar en algún momento; que veamos la muerte con diferentes ojos, ¡no literalmete claro! ja,ja,ja. Más que nada nos invita a celebrarla, no resistirnos a ella y aceptarla desde ya.

Nos da a conocer también antiguas tradiciones en ciertas tribus, sus rituales, como veían ellos la muerte y he de decir que ciertas cosas me resultarón desagradebles pero en fin, así eran las cosas.

Citas:

” […] tengo el convencimiento de que los animales que he comido durante toda mi vida deberán comerme a su vez algún día.”

“Por desgracia, somos criaturas conscientes. Por más que estemos siempre buscando nuevas formas de olvidar nuestra mortalidad, por más especiales, queridos o poderosos que nos sintamos, sabemos que al final nos esperan la muerte y la descomposición. No hay otras especies sobre la Tierra que deban soportar un peso así.”

“Ya hace demasiado tiempo que nuestras tradiciones nos impiden avanzar. Ya es hora de que nos escapemos de esta nube que no nos deja mirar a la muerte y aprendamos a celebrarla.”

“Pensemos en los wari, que asan a sus compañeros muertos; en los monjes tibetanos, que dejan que los buitres despedacen a sus difuntos…”

Me pareció bastante interesante, es un tema del que no había leído y lo recomiendo a todos, aunque es probable que a algunas personas les resulté un tanto desagradable algunas partes del libro, sobre todo, las descripciones tan reales que hace la autora. Pero no pasa nada, no todo el libro es eso.

Creo que profundizo muy bien el tema, y me hubiera gustado un cierre distinto. Pero sólo es mi opinión. Y la forma en cómo abordo el tema me gustó, fue fácil de leer.

Tienen que leerlo, espero que si.

Citas:

“Tapamos a los muertos. No solo cuando los metemos bajo tierra, sino cuando los metemos dentro de falsas camillas, en la panza de un avión o en lo más profundo de nuestra conciencia.”

“Los seres humanos no somos los hijos predilectos de la naturaleza; para ella somos una especie más sobre la que puede ejercer su fuerza”.

“[…] todos somos iguales cuando quedamos reducidos a polvo: unos cuantos gramos de huesos y cenizas blancuzcas.”

“Norte y sur” Elizabeth Gaskell (reseña)

—Pero si la mente se concentra durante demasiado tiempo en un único objetivo, acabará sin duda entumecida y rígida, sin capacidad para tener una diversidad de intereses —dijo Margaret.”


Título: Norte y sur.

Autora: Elizabeth Gaskell.

Fecha de publicación: 1855.

No° de páginas: 544.

Género: Novela.

Puntuación: 5/5 ⭐

Click en la foto para ver en goodreads.

Sinopsis.
A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte, Elizabeth Gaskell plasma los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento.


Empezaré diciendo que lo que más me gustó del libro fue el personaje de Margaret; un personaje que al principio tiene muchos prejuicios sobre Milton, la ciudad del norte a la que se muda con su familia, prejuicios sobre los comerciantes y sobre todo de John Thornton.

La evolución de Margaret se nota y también la de algunos personajes. Cabe mencionar que desde un principio se nota que está mujer tiene carácter, dice lo que piensa y esto es mucho ya que estamos ambientados a mitad del siglo XIX. Es inteligente y tiene una gran fortaleza ya que es el soporte emocional de su familia.

Pasa por cosas muy fuertes y hacia el final se le ve más independiente y segura de sí misma.

Citas:

“Lo haría otra vez, que digan lo que quieran de mí. Si impedí un golpe, una acción cruel y violenta que podría haberse cometido, hice un trabajo de mujer.”

Lo pasaré mejor que nunca ahora que emprendo mi propio camino.”

” […] pero no puede complacerme nadie más que yo misma.”

Sin duda uno de los personajes femeninos que más me han gustado en mi historial de libros leídos.

¡Love you Margaret Hale! 💜

Por otro lado tenemos a John Thorton dueño de una fabrica y es un orgulloso empedernido, que sus trabajadores no quieren. Tiene también una evolución impresionante; de ser este señor que no le importa lo que piensen sus empleados, ni lo que pasa con ellos, pasa a ser una persona más comprensible y aprende a escuchar; y todo esto por una serie de hechos desagradables que van surgiendo.

Cita:

“—También he oído que se considera ventajoso para los patronos tener obreros ignorantes; no picapleitos, como solía llamar el capitán Lennox a los hombres de su compañía que preguntaban y querían saber la razón de cada orden.”

Uno de los personajes que yo no quise nada fue el padre de Margaret Hale que me pareció un cobarde. Cuando se van a mudar al norte… (No es spoiler, pasa al principio) le dice a ella que le de la noticia a su madre ya que él no se atréve.

¡Para esto me gustaba Sr. Hale!

Cita:

“Las lágrimas le nublaban los ojos continuamente, pero no tenía tiempo para entregarse al llanto. Su padre y su hermano contaban con ella. Mientras ellos daban rienda suelta a su dolor, ella tenía que trabajar, hacer planes, pensar detenidamente. Tuvo que ocuparse incluso de los preparativos necesarios para el entierro.

Y hablando de la revolución industrial puedo decirles que está se ve desde diferentes puntos de vista, de obreros, patronos, etc.

Y si les gusta el drama pues… ¡Aquí hay bastante!

Para empezar, las largas jornadas de trabajo y los salarios tan bajos en las fabricas y todas las consecuencias de esto, hambre, huelgas, falta de empleo, etc. El impacto que tiene en la gente es desalentador, hay muerte, suicidio, depresión, enojo y bueno, tienen que leerlo.

Citas:

” ¡Pueden hacernos pasar hambre, pero no van a engañarnos, señores nuestros! “

“Es la única forma de que los trabajadores consigan que se respeten sus derechos, uniéndose todos: cuantos más, más posibilidades tendrá cada uno por separado de que se le haga justicia.”

“Y esta vez las mujeres están tan furiosas como los hombres. Los alimentos son caros, y tienen que dar de comer a sus hijos, lo sé. Suponga que los Thornton les mandasen su cena. ¡El mismo dinero empleado en patatas y harina calmaría el llanto de muchos niños y aliviaría un poco la angustia de sus madres!”

“[…] tenemos a nuestro pequeño Jack en la cama tan débil que no puede gritar pero que llora a cada poco a lágrima viva por falta de comida…”

“[…] me despertaba cada mañana buscando con sus labios en mi cara áspera y horrorosa, buscando un lugar suave para besarme, y se está muriendo de hambre.”


Y ya casi por terminar, sé que hay una miniserie de la BBC (2004) no la he visto pero he escuchado buenos comentarios de ella. ¿La han visto?, ¿La recomiendan?

Les recomiendo mucho este libro y ojalá le den una oportunidad. En lo personal el libro no me pareció aburrido ni pesado, de hecho lo disfruté mucho. También he cierto que me hubiera gustado un final más detallado y elaborado pero en general me encantó.

Y por último, me recordó a “Orgullo y Prejuicio” jajaja ¿A quién no? y he de decir que “Norte y Sur” me gustó más, mucho más.


ELIZABETH GASKELL. Nació el 29 de septiembre de 1810 en Chelsea, Londres.

Amiga de Charles Dickens, con quien colaboró en su nueva revista, Household Words. De 1851 a 1853. Escribió también una biografía (1857) de su amiga, la novelista Charlotte Brönte, y las novelas y relatos La casa de Moorland (1850); Ruth (1853); Norte y sur (1855) y Esposas e hijas, publicada póstumamente (1866).

Elizabeth Gaskell falleció el 12 noviembre de 1865 en Alton, Hampshire.

“Noches Blancas” Fiódor Dostoievski

” Y te preguntas: «¿Dónde están tus sueños?». Y meneas la cabeza y te dices: «¡Qué rápido pasan los años!». Y de nuevo te preguntas: «¿Y qué has hecho tú con tus años? ¿Dónde has enterrado tu mejor época? ¿Has o no vivido? Mira —te dices—, mira, en el mundo empieza a hacer frío». Y pasarán más años y con ellos vendrá la lóbrega soledad, vendrá la temblorosa vejez con un bastón y, con ellos, la melancolía y el desaliento. Palidecerá tu mundo de fantasía, cesará, se marchitarán tus sueños y se caerán como las hojas amarillas de los árboles…”


Título: Noches blancas.

Autor: Fiódor Dostoievski.

Género: Novela.

Año: 1848.

Páginas: 74.

Puntuación: 5/5 ⭐

Sinopsis.

San Petersburgo, su luz, sus casas y sus avenidas son el escenario de esta apasionada novela. En una de esas «noches blancas» que se dan en la ciudad rusa durante la época del solsticio de verano, un joven solitario e introvertido narra cómo conoce de forma accidental a una muchacha a la orilla del canal. Tras el primer encuentro, la pareja de desconocidos se citará las tres noches siguientes, noches en las que ella, de nombre Nástenka, relatará su triste historia y en las que harán acto de presencia, de forma sutil y envolvente, las grandes pasiones que mueven al ser humano: el amor, la ilusión, la esperanza, el desamor, el desengaño.


¡Me encantó este libro!

Es mi primer encuentro con el autor y la verdad me sorprendío, apesar de ser una novela muy corta, logra tránsmitir muchos sentimientos con sus personajes tan profundos. Dostoievski nos hace reflexionar sobre el tiempo, que tanto lo aprovechamos y sobre como unos momentos de felicidad pueden cambiar nuestra opinión sobre nosotros mismos o sobre la vida; probablemente las personas introvertidas logren identificarse con el protagonista. También nos habla de ilusión, la esperanza, el amor y el desamor.

Quiero darles una recomendación… No traten de investigar mucho sobre el libro ya que al ser tan corto pueden encontrarse con muchos spoilers y no tendrán la misma experiencia que sí lo leen no sabiendo demasiado. Así lo leí yo.

Había visto algunas de sus obras como ” Crimen y Castigo” o “Los hermanos Karamazov” y la verdad que no me decidía a leerlos porque simplemente no me llamaban la atención. Luego me encontré con está pequeña novela y dije: bueno… Es corta y está ambientada en rusia con sus “noches blancas” en el solsticio de verano y ¿por qué no?

Me parece que fue una buena decisión para comenzar con el autor, su narrativa me gustó mucho y sí.. Quiero leer más de él, me convenció totalmente. Y lo recomiendo mucho si no lo han leído o como dije antes, para comenzar con el autor me parece excelente por ser corto y sencillo de leer.

Espero le den una oportunidad y lo disfruten tanto como yo.

FIÓDOR MIJAILOVICH DOSTOIEVSKI, (Moscú, 1821 – San Petersburgo, 1881). Novelista ruso.

“Vasalisa (cuento ruso)”

La autora Clarissa Pinkola Estés se basó en el viejo cuento ruso para hacer su propia versión para su libro “Mujeres que corren con los lobos.”

Contiene más cuentos, y no puedo recomendar el libro porque estoy leyendoló aún; eso sí, los cuentos que he leído me han gustado bastante y si les interesa de que va el libro hagan click en la fotografía para saber más de él, ya que como dije no puedo dar una opinión por el momento.

Y quiero compartirles el cuento ya que me encanto la historia y la forma en que está narrado. Espero que lo disfruten tanto como yo. (Por cierto las imágenes no vienen en el libro.)


“Vasalisa”

Había una vez una joven madre que yacía en su lecho de muerte con el rostro tan pálido como las blancas rosas de cera de la sacristía de la cercana iglesia. Su hijita y su marido permanecían sentados a los pies de la vieja cama de madera, rezando para que Dios la condujera sana y salva al otro mundo.

La madre moribunda llamó a Vasalisa y la niña se arrodilló al lado de ella con sus botas rojas y su delantalito blanco.

—Toma esta muñeca, amor mío —dijo la madre en un susurro, sacando de la colcha de lana una muñequita que, como la propia Vasalisa, llevaba unas botas rojas, un delantal blanco, una falda
negra y un chaleco bordado con hilos de colores.

—Presta atención a mis últimas palabras, querida —dijo la madre—. Si alguna vez te extraviaras o necesitaras ayuda, pregúntale a esta muñeca lo que tienes que hacer. Recibirás ayuda. Guarda siempre la muñeca. No le hables a nadie de ella. Dale de comer cuando esté hambrienta. Ésta es mi promesa de madre y mi bendición, querida hija.

Dicho lo cual, el aliento de la madre se hundió en las profundidades de su cuerpo donde recogió su alma y, cuando salió a través de sus labios, la madre murió.

La niña y su padre la lloraron durante mucho tiempo. Pero, como un campo cruelmente arado por la guerra, la vida del padre reverdeció una vez más en los surcos y éste se casó con una viuda que tenía dos hijas. Aunque la madrastra y sus hijas siempre hablaban con cortesía y sonreían como unas señoras, había en sus sonrisas una punta de sarcasmo que el padre de Vasalisa no percibía.

Sin embargo, cuando las tres mujeres se quedaban solas con Vasalisa, la atormentaban, la obligaban a servirlas y la enviaban a cortar leña para que se le estropeara la preciosa piel. La odiaban porque poseía una dulzura que no parecía de este mundo. Y porque era muy guapa. Sus pechos brincaban mientras que los suyos menguaban a causa de su maldad. Vasalisa era servicial y jamás se quejaba mientras que la madrastra y sus hermanastras se peleaban entre sí como las ratas entre los montones de basura por la noche.

Un día la madrastra y las hermanastras ya no pudieron aguantar por más tiempo a Vasalisa.

—Vamos… a… hacer que el fuego se apague y entonces enviaremos a Vasalisa al bosque para que vaya a ver a la bruja Baba Yagá* y le suplique fuego para nuestro hogar. Y, cuando llegue al lugar donde está Baba Yagá, la vieja bruja la matará y se la comerá.

* En ruso, literalmente, Mujer Hechicera. (N. de la T.).

Todas batieron palmas y soltaron unos chillidos semejantes a los de los seres que habitan en las tinieblas.

Así pues aquella tarde, cuando regresó de recoger leña, Vasalisa vio que toda la casa estaba a oscuras. Se preocupó y le preguntó a su madrastra:

—¿Qué ha ocurrido? ¿Con qué guisaremos? ¿Qué haremos para iluminar la oscuridad?

—Qué estúpida eres —le contestó la madrastra—. Está claro que no tenemos fuego. Y yo no puedo salir al bosque porque soy vieja. Mis hijas tampoco pueden ir porque tienen miedo. Por consiguiente, tú eres la única que puede ir al bosque a ver a Baba Yagá y pedirle carbón para volver a encender la chimenea.

—Muy bien pues, así lo haré —dijo inocentemente Vasalisa.

Y se puso en camino. El bosque estaba cada vez más oscuro y las ramitas que crujían bajo sus pies la asustaban. Introdujo la mano en el profundo bolsillo de su delantal donde guardaba la muñeca que su madre moribunda le había entregado. Le dio unas palmadas a la muñeca que guardaba en el interior del bolsillo y se dijo:

—Es verdad, el simple hecho de tocar esta muñeca me tranquiliza.

A cada encrucijada del camino, Vasalisa introducía la mano en el bolsillo y consultaba con la muñeca.

—Dime, ¿tengo que ir a la derecha o a la izquierda?

La muñeca le contestaba, «Sí», «No», «Por aquí» o «Por allá». Vasalisa le dio a la muñeca un poco de pan que llevaba y siguió el camino que parecía indicarle la muñeca.

De repente, un hombre vestido de blanco pasó al galope por su lado montado en un caballo blanco e inmediatamente se hizo de día. Más adelante, pasó un hombre vestido de rojo montado en un caballo rojo y salió el sol. Vasalisa prosiguió su camino y, en el momento en que llegaba a la choza de Baba Yagá, pasó un jinete vestido de negro trotando a lomos de un caballo negro y entró en la cabaña de Baba Yagá. Enseguida se hizo de noche. La valla hecha con calaveras y huesos que rodeaba la choza empezó a brillar con un fuego interior, Iluminando todo el claro del bosque con su siniestra luz.

La tal Baba Yagá era una criatura espantosa. Viajaba no en un carruaje o un coche sino en una caldera en forma de almirez que volaba sola. Ella impulsaba el vehículo con un remo en forma de mano de almirez y se pasaba el rato barriendo las huellas que dejaba a su paso con una escoba hecha con el cabello de una persona muerta mucho tiempo atrás.

Y la caldera volaba por el cielo mientras el grasiento cabello de Baba Yagá revoloteaba a su espalda. Su larga barbilla curvada hacia arriba y su larga nariz curvada hacía abajo se juntaban en el centro. Tenía una minúscula perilla blanca y la piel cubierta de verrugas a causa de su trato con los sapos. Sus uñas orladas de negro eran
muy gruesas, tenían caballetes como los tejados y estaban tan curvadas que no le permitían cerrar las manos en un puño.

La casa de Baba Yagá era todavía más extraña. Se levantaba sobre unas enormes y escamosas patas de gallina de color amarillo, caminaba sola y a veces daba vueltas y más vueltas como un bailarín extasiado. Los goznes de las puertas y las ventanas estaban hechos con dedos de manos y pies humanos y la cerradura de la puerta de entrada era un hocico de animal lleno de afilados dientes. Vasalisa consultó con su muñeca y le preguntó:

—¿Es ésta la casa que buscamos?

Y la muñeca le contestó a su manera:

—Sí, ésta es la casa que buscas.

Antes de que pudiera dar otro paso, Baba Yagá bajó con su caldera y le preguntó a gritos:

—¿Qué quieres?

La niña se puso a temblar.

—Abuela, vengo por fuego. En mi casa hace mucho frío… mi familia morirá… necesito fuego.

Baba Yagá le replicó:

—Ah, sí, ya te conozco y conozco a tu familia. Eres una niña muy negligente… has dejado que se apagara el fuego. Y eso es una imprudencia. Y, además, ¿qué te hace pensar que yo te daré la llama?

Vasalisa consultó con la muñeca y se apresuró a contestar:

—Porque yo te lo pido.

Baba Yagá ronroneó.

—Tienes mucha suerte porque ésta es la respuesta correcta.

Y Vasalisa pensó que había tenido mucha suerte porque había dado la respuesta correcta.

Baba Yagá la amenazó:

—No te puedo dar el fuego hasta que hayas trabajado para mí. Si me haces estos trabajos, tendrás el fuego. De lo contrario… —Aquí Vasalisa vio que los ojos de Baba Yagá se convertían de repente en unas rojas brasas—. De lo contrario, hija mía, morirás.

Baba Yagá entró ruidosamente en su choza, se tendió en la cama y ordenó a Vasalisa que le trajera lo que se estaba cociendo en el horno. En el horno había comida suficiente para diez

personas y la Yagá se la comió toda, dejando tan sólo un pequeño cuscurro y un dedal de sopa para Vasalisa.

—Lávame la ropa, barre el patio, limpia la casa, prepárame la comida, separa el maíz aflublado del maíz bueno y cuida de que todo esté en orden. Regresaré más tarde para inspeccionar tu trabajo. Si no está listo, tú serás mi festín.

Dicho lo cual, Baba Yagá se alejó volando en su caldera, usando la nariz a modo de cataviento y el cabello a modo de vela. Y cayó de nuevo la noche.

Vasalisa recurrió a su muñeca en cuanto la Yagá se hubo ido.

—¿Qué voy a hacer? ¿Podré cumplir todas estas tareas a tiempo?

La muñeca le aseguró que sí y le dijo que comiera un poco y se fuera a dormir. Vasalisa le dio también un poco de comida a la muñeca y se fue a dormir.

A la mañana siguiente, la muñeca había hecho todo el trabajo y lo único que quedaba por hacer era cocinar la comida. La Yagá regresó por la noche y vio que todo estaba hecho. Satisfecha en cierto modo aunque no del todo porque no podía encontrar ningún fallo, Baba Yagá dijo en tono despectivo:

—Eres una niña muy afortunada.

Después llamó a sus fieles sirvientes para que molieran el maíz e inmediatamente aparecieron tres pares de manos en el aire y empezaron a raspar y triturar el maíz. La paja voló por la casa como una nieve dorada. Al final, se terminó la tarea y Baba Yagá se sentó a comer. Se pasó varias horas comiendo y por la mañana le volvió a ordenar a Vasalisa que limpiara la casa, barriera el patio y lavara la ropa.

Después le mostró un gran montón de tierra que había en el patio.

—En este montón de tierra hay muchas semillas de adormidera, millones de semillas de adormidera. Quiero que por la mañana haya un montón de semillas de adormidera y un montón de tierra separados. ¿Me has entendido?

Vasalisa estuvo casi a punto de desmayarse.

—¿Cómo voy a poder hacerlo?

Introdujo la mano en el bolsillo y la muñeca le contestó en un susurro:

—No te preocupes, yo me encargaré de eso.

Aquella noche Baba Yagá empezó a roncar y se quedó dormida y entonces Vasalisa intentó separar las semillas de adormidera de la tierra. Al cabo de un rato la muñeca le dijo:

—Vete a dormir. Todo irá bien.

Una vez más la muñeca desempeñó todas las tareas y, cuando la vieja regresó a casa, todo estaba hecho. Baba Yagá habló en tono sarcástico con su voz nasal:

—¡Vaya! Qué suerte has tenido de poder hacer todas estas cosas.

Llamó a sus fieles sirvientes y les ordenó que extrajeran aceite de las semillas de adormidera e inmediatamente aparecieron tres pares de manos y lo hicieron.

Mientras la Yagá se manchaba los labios con la grasa del estofado, Vasalisa permaneció de pie en silencio.

—¿Qué miras? —le espetó Baba Yagá.

—¿Te puedo hacer unas preguntas, abuela? —dijo Vasalisa.

—Pregunta —replicó la Yagá—, pero recuerda que un exceso de conocimientos puede hacer envejecer prematuramente a una persona.

Vasalisa le preguntó quién era el hombre blanco del caballo blanco.

—Ah —contestó la Yagá con afecto—, el primero es mi Día.

—¿Y el hombre rojo del caballo rojo?

—Ah, ése es mi Sol Naciente.

—¿Y el hombre negro del caballo negro?

—Ah, sí, el tercero es mi Noche.

—Comprendo —dijo Vasalisa.

—Vamos niña, ¿no quieres hacerme más preguntas? —dijo la Yagá en tono zalamero.

Vasalisa estaba a punto de preguntarle qué eran los pares de manos que aparecían y desaparecían, pero la muñeca empezó a saltar arriba y abajo en su bolsillo y entonces dijo en su lugar:

—No, abuela. Tal como tú misma has dicho, el saber demasiado puede hacer envejecer prematuramente a una persona.

—Ah —dijo la Yagá, ladeando la cabeza como un pájaro—, tienes una sabiduría impropia de tus años, hija mía. ¿Y cómo es posible que seas así?

—Gracias a la bendición de mi madre —contestó Vasalisa sonriendo.

—¡¿La bendición?! —chilló Baba Yagá—. ¡¿La bendición has dicho?! En esta casa no necesitamos bendiciones. Será mejor que te vayas, hija mía —dijo empujando a Vasalisa hacia la puerta y sacándola a la oscuridad de la noche—. Mira, hija mía. ¡Toma! —Baba Yagá tornó una de las calaveras de ardientes ojos que formaban la valla de su choza y la colocó en lo alto de un palo—. ¡Toma! Llévate a casa esta calavera con el palo. Eso es el fuego. No digas ni una

sola palabra más. Vete de aquí.

Vasalisa iba a darle las gracias a la Yagá, pero la muñequita de su bolsillo empezó a saltar arriba y abajo y entonces Vasalisa comprendió que tenía que tomar el fuego y emprender su camino. Corrió a casa a través del oscuro bosque, siguiendo las curvas y las revueltas del camino que le iba indicando la muñeca. Vasalisa salió del bosque, llevando la calavera que arrojaba fuego a través de los orificios de las orejas, los ojos, la nariz y la boca. De repente, se asustó de su peso y de su siniestra luz y estuvo a punto de arrojarla lejos de sí. Pero la calavera le habló y le dijo que se tranquilizara y siguiera adelante hasta llegar a la casa de su madrastra y sus
hermanastras. Y ella así lo hizo.

Mientras Vasalisa se iba acercando a la casa, la madrastra y las hermanastras miraron por la ventana y vieron un extraño resplandor danzando en el bosque. El resplandor estaba cada vez más cerca y ellas no acertaban a imaginar qué podía ser. La prolongada ausencia de Vasalisa las había inducido a pensar que ésta había muerto y que las alimañas se habían llevado sus huesos y en buena hora.

Vasalisa ya estaba muy cerca de su casa. Cuando la madrastra y las hermanastras vieron que era ella, corrieron a su encuentro, diciéndole que llevaban sin fuego desde que ella se había ido y que, a pesar de que habían intentado repetidamente encender otro, éste siempre se les apagaba.

Vasalisa entró triunfalmente en la casa, pues había sobrevivido al peligroso viaje y había traído el fuego a su hogar. Pero la calavera que estaba contemplando todos los movimientos de las hermanastras y de la madrastra desde lo alto del palo las abrasó y, a la mañana siguiente, el malvado trío se había convertido en unas pavesas.

“La Gran Diosa”

Hoy quiero compartirles un pequeño texto de la autora Doreen Valiente que nació en Mitcham, al sur de Londres el 4 de enero 1922 y Fallece el 1 de Septiembre 1999.

Me encontré este texto navengando por internet y me pareció hermoso, también investigue un poco sobre ella y por lo que veo tiene varios libros hablando de brujería, mi objetivo es darla a conocer através de este texto (si es que no la conocen) y no intento hablar de su obra o vida porque también la estoy descubriendo. Al final les dejo algunos de sus libros y si alguien sabe más sobre su obra o sobre ella, les agradecería que lo comentarán o sí simplemente quieren opinar que les parece, yo feliz; en fin, que lo disfruten.

“El encargo de la diosa”

Escuchad las palabras de la Gran Madre, que en la antigüedad fue llamada entre los hombres Artemisa, Astarte, Atenea, Diana, Melusina, Afrodita, Cerridwen, Dana, Arianrhod, Isis, Bride, y por muchos otros nombres.

Siempre que tengáis necesidad de alguna cosa, una vez al mes y mejor cuando sea plenilunio, os reuniréis en algún lugar secreto y me adoraréis en espíritu, pues yo soy la Reina de todas las brujas. Allí os reuniréis, vosotros que deseáis aprender de buen grado toda la brujería y aún no conocéis sus más profundos secretos.

Os enseñaré cosas que aún se desconocen. Y os liberaréis de la esclavitud, y como señal de que seréis realmente libres, celebraréis desnudos vuestros ritos, y bailaréis, cantaréis, festejaréis, haréis música y el amor, todo en mi alabanza.

Pues mío es el éxtasis del espíritu, y también es mía la alegría sobre la tierra, pues mi ley es amor hacia todos los seres. Mantened puro vuestro más alto ideal, esforzáos por alcanzarlo y no dejéis que nada os detenga u os haga volver atrás. Pues mía es la puerta secreta que se abre a la Tierra de la Juventud y mía es la copa del vino de la vida, y el Caldero de Cerridwen, que es el Santo Grial de la inmortalidad. Yo soy la Diosa misericordiosa, que otorga el don de la alegría al corazón del hombre. Yo otorgo el conocimiento del espíritu eterno sobre la tierra, y más allá de la muerte, otorgo la paz y la libertad, y la reunión con aquellos que ya se fueron. No exijo sacrificio, pues mirad, soy la Madre de todos los seres vivos, y mi amor se derrama sobre toda la tierra.

Escuchad las palabras de la Diosa de las Estrellas; en el polvo de cuyos pies están las huestes del cielo, y cuyo cuerpo encierra el universo.

Yo, que soy la belleza de la tierra verde, y la luna blanca entre las estrellas, y el misterio de las antiguas aguas y el deseo del corazón del hombre, llamo a vuestra alma. Despertad y acudid a mí, pues yo soy el alma de la naturaleza que otorga la vida al universo. De mí proceden todas las cosas, y a mí han de volver igualmente todas; y ante mi rostro querido por los dioses y hombres, , dejad que vuestros más recónditos seres divinos queden envueltos por el éxtasis del infinito. Ríndaseme culto en el corazón que se regocija; pues mirad, todos los actos de amor y placer son mis rituales. Por tanto, dejad que la belleza y la fuerza, el poder y la compasión, el honor y la humildad, el regocijo y la veneración habiten en vosotros. Y vosotros que pensasteis buscarme, sabed que vuestra búsqueda y vuestros anhelos de nada os valdrán a menos que conozcáis el misterio: si lo que buscáis no se encuentra en vuestro interior, entonces nunca lo encontraréis sin vosotros. Pues mirad, yo he estado con vosotros desde el principio, y yo soy la que se alcanza al final del deseo.

Libros de Doreen Valiente:

Donde reside la brujería (Where Witchcraft Lives, 1962)

ABC de la brujería (An ABC of Witchcraft, 1973)

Magia natural (Natural Magic, 1975)

Brujería del futuro (Witchcraft for Tomorrow, 1978)

El renacimiento de la brujería (The Rebirth of Witchcraft, 1989)

La carga de la diosa (Charge of the Goddess, antología poética, 2000)